Pues nada, llegó el gran día, la versión 7.10 de Ubuntu denominada Gutsy Gibbon es liberada y raudo veloz voy a descargarme mi imagen ISO.

Lo descargo, lo grabo en un CD y me dispongo a hacer una instalación limpia, es decir, cargarme mi antiguo SO e instalar este nuevo, ya que la actualización por internet suele dar problemas…

Bien, meto el CD y poco o nada ha cambiado respecto a las versiones anteriores de Ubuntu, la instalación es igual de sencilla e intuitiva.

A diferencia de Feisty Fawn, no me da ningún problema con las particiones.

Termino de instalar, saco mi CD y reinicio.

Parece que va todo bien, en el GRUB me aparece sin ningún problema Windows y me dispongo a iniciar Gutsy Gibbon.

Y empiezan los problemas…..

La pantalla se queda completamente negra sin hacer nada, espero como 5 minutos y el PC no hace absolutamente nada…, un error lo puede tener cualquiera, pienso, y reinicio el PC. No es un error puntual, la pantalla vuelve a estancarse y el PC ni se inmuta.

En otro ordenador abro un navegador y empiezo a buscar una posible solución, leo que hay muchos que están teniendo problemas de estabilidad con Gutsy Gibbon, reconocimiento de hardware,…, cosa que no me tranquiliza (el ordenador sigue con la pantalla en negro).

Mientras leo cosas en internet (entre 10 y 15 minutos han pasado), el ordenador empieza a hacer algo, ¿hay vida?…, la pantalla pasa de un negro profundo a un blanco desenfocante que daña la vista. ¿Esto que es?, ¿es esto realmente Ubuntu?.

Pasan unos 3 ó 4 minutos y arranca Ubuntu, me he tirado como unos 15 – 20 minutos para arrancarlo (el ordenador es un Intel Core 2 Duo con 1Gb de RAM DDR2).

La musiquita que abre siempre Ubuntu, suena entrecortada…, y ya estoy en el escritorio.

Me dispongo a probar varias aplicaciones, a ver como está organizado el tema, en definitiva, probar lo nuevo.

¿Estoy en Windows Vista con un theme de Ubuntu?, creo que no…….

El consumo de recursos es bestial, los menús van a trancas y barrancas, me cuesta un mundo moverme por el escritorio, abrir aplicaciones, abrir los menús,…

Decido reiniciar porque es imposible hacer nada, con lo que recibo un nuevo pantallazo en blanco.

El caso es que tras reiniciar los problemas persisten cosa que me ha defraudado mucho. No es que yo haya hecho algo mal (que puede ser) si no que Gutsy Gibbon está dando más que un quebradero de cabeza.

Ya con Feisty hubo multitud de problemas y más de uno se preguntó si no se estaba sacrificando la estabilidad del sistema a favor de “hacerlo bonito”, cosa que creo que se cumple con Gutsy Gibbon.

Voy a esperar a que me lleguen mis CDs y lo volveré a probar, espero que haya sido un espejismo.

Aunque lo que sí espero es que para la próxima LTS no haya ni espejismos ni nada, que todo vaya como la seda, como debe ser en GNU/Linux y más aún en una LTS de Ubuntu.

One Response to “A tortazos con Gutsy Gibbon.”
  1. […] del primer encontronazo con Ubuntu Gutsy Gibbon, he decidido a darle una segunda oportunidad…, no fuera que el CD estaba mal grabado y tirar […]

  2.  
Leave a Reply


   Beat diabetes   Diabetes diet